El paisaje del Delta tiene una fuerte personalidad que lo convierte en algo único. Una tierra frágil e inmensa, insólita y misteriosa. Un lugar en el que se respira paz y tranquilidad. Pasearse, bañarse, descansar, todo forma parte de una aventura mágica. Ideal para ir en familia, en pareja o solo.

Visita este link en español o éste en catalán para consultar experiencias de viajes por la zona con autocaravanas.